Cancelación del maratón de Boston

El maratón de mayor tradición en el circuito mundial, Boston que se disputaba ininterrumpidamente desde 1897, no podrá realizarse este año, según lo anunciaron el jueves 28 de mayo el alcalde Marth Walsh  y la Boston Athletic Association, entidad organizadora de la carrera. La pandemia que está asolando Estados Unidos –donde ya superó los 100 mil muertos- obligó a la cancelación definitiva. “Ya no teníamos seguridad tampoco para septiembre, porque los expertos indican que podría haber un rebrote de la pandemia entre agosto y octubre”, señaló el alcalde. Y agregó: “A medida que esta crisis evolucionó, quedó claro que la fecha del 14 de septiembre era cada vez menos sostenible. `Esto es un desafío, pero el Maratón de Boston se trata de enfrentar desafíos. La carrera es un símbolo de nuestra ciudad y de la resistencia de nuestra comunidad. `Así que depende de todos nosotros esforzarnos ahora más, como lo haría un maratonista, como lo hicimos en 2013, y mantener vivo ese espíritu”.

El maratón de Boston se disputa el tercer lunes de cada mes de abril (el “Día del Patriota”), pero este año –y también por primera vez– se había pospuesto. Fue reprogramado para el 14 de septiembre pero, ahora, definitivamente quedó cancelado. Los organizadores irán informando en los próximos días a los más de 30 mil inscriptos de todo el mundo qué se les ofrece, aunque una de las posibilidades es la realización de una “prueba virtual” en septiembre, donde cada uno pueda correr desde su lugar de residencia e informar los tiempos, accediendo también a todos los kits de la carrera. Eso está por definirse.

A lo largo de sus 123 ediciones, sólo había pasado por dos situaciones más comprometidas. En 1918, debido a la Primera Guerra Mundial, la participación se limitó a contingentes militares que lo hicieron por relevos. Y hace poco tiempo, exactamente en 2013, los corredores del tramo final (posterior a las 3.30 horas) tuvieron que detenerse: un ataque terrorista con bombas provocó tres muertos y 282 heridos.

El año pasado el maratón de Boston fue ganado por el keniata Lawrence Cherono superando en la misma línea de llegada, al etíope Lelila Delisa, luego campeón mundial de maratón. Cherono, meses antes, había ocupado el tercer puesto en los 21k de Buenos Aires 2018.

Por su parte, Tom Grilk, el director de la BAA, expresó: “Hay una rica historia en la que hemos debido acomodarnos para enfrentar la realidad. Y ésta es la realidad de este año. `El espíritu de Boston y del Maratón se basa en ser fuertes e inteligentes. Cuando la necesidad te lleva en una dirección que no quisieras tomar, necesitas tener la fortaleza, la sabiduría y el consejo de los funcionarios públicos para hacer lo correcto”.

El maratón de Boston surgió en 1897, justo un año después de la restauración de los Juegos Olímpicos en Atenas, y quince corredores tomaron la línea de salida en Ashland. También fue el maratón de Boston el que sembró las bases para el ingreso de las mujeres a esta mítica distancia. El episodio más recordado es el de 1967 cuando Katherine Switzer consiguió anotarse (aunque con sus iniciales) y corrió toda la prueba en 4 horas y 20 minutos, a pesar de que uno de los directores, Jock Semple, al advertir que había una mujer en el pelotón, intentó echarla. Cinco años más tarde, las mujeres fueron oficialmente admitidas en la carrera, un precedente para el gran movimiento de maratón a nivel mundial que se daría sobre principios de los años ´80.

Después de las suspensiones y cancelaciones de las carreras internacionales desde mediados de marzo –sólo pudo realizarse Tokio, entre las Majors, pero limitada a la elite atlética– el panorama para el segundo semestre es incierto. Los maratonistas que puedan volver a entrenar, ya tendrán que pensar en la temporada 2021. Al menos, cuando la salida de la pandemia por coronavirus lo permita.

Algunos de los mejores atletas del historial argentino tuvieron destacada participación en Boston. Delfo Cabrera, campeón olímpico del maratón en Londres 1948, fue invitado por los organizadores en 1954 y allí consiguió el 6° puesto con 2h27m50s. Al año siguiente, estuvo Reinaldo Gorno (subcampeón olímpico en Helsinki 1952) quien logró el 5° lugar con 2h20m28s. Y  el gran Osvaldo Suárez asistió en dos oportunidades: logró el 5° puesto en 1959 con 2h28m24s y el octavo en 1964 con 2h27m51s, cuando preparaba su participación en los Juegos de Tokio.

Fuente: Prensa Carreras y Maratones Ñandú