Cumpliendo el sueño del pibe...

Por MARCOS MARINO

14/04/2017

La puerta de Brandemburgo de fondo, los brazos en alto en señal de festejo y el arco de llegada coronando la fotografía. Esa imagen es la que voy a ir a buscar el 24 de septiembre de este año cuando corra la 44º edición de la Maratón de Berlín. Seguí leyendo y te cuento como empezó este sueño que está muy cerca de cumplirse.

Me llamo Marcos Marino, tengo 25 años, soy de Alta Gracia, a 40km de Córdoba Capital. Estoy haciendo la tesis para recibirme de ingeniero mecánico y hace poco más de 2 años atrás, odiaba correr. Si, así como estás leyendo, no entendía como una persona podía correr por 1 o 2 horas sin otra finalidad que solo correr. Había visto los juegos olímpicos, me gustaba mucho la maratón, hasta admiraba a los maratonistas, pero me decía a mí mismo que era algo que yo no podía hacer.

Empecé a correr en noviembre de 2014, tenía sobrepeso y me obligue a mí mismo a correr para eliminar esos kg de más. Corría 2 o 3 veces por semana, 20 o 30 minutos. Al tiempo empecé a bajar de peso y rápidamente note una gran mejoría en mi condición física. Los ritmos de carrera aumentaron y también la distancia, los fondos de 10 km empezaban a ser habituales y me empecé a dar cuenta que en realidad si podía correr.

Como no tengo punto medio decidí correr una media maratón, y para eso elegí los 21K que se realizaban junto a la Maratón de Córdoba que se llevó a cabo el 5 de mayo de 2016. Si, de una total falta de confianza pase a tener una enorme confianza en mí mismo. Baje un plan de entrenamiento de internet y lo seguí rigurosamente. Semanas más tarde me vi corriendo fondos de 18km (¿se acuerdan de quien les contaba hace un rato que decía que no podía correr?).

El debut en media maratón fue grandioso, y fue el evento que marco mi cambio de perspectiva como runner. Ahí comencé a auto exigirme y empezar a buscar mejorar cada vez más mis marcas personales. Comencé a entrenar bajo la supervisión de un entrenador y las carreras se sucedieron una detrás de otra. Algunas de 10km, otras de 15. Carrera tras carrera me superaba a mí mismo, bajando cada vez más mis marcas. En octubre de 2016 corrí mi segunda media maratón, el puente Rosario-Victoria, bajando a 1:33:50 mi marca para la distancia. Ese día tome la decisión que quería convertirme en Maratonista. Estaba listo para afrontar el reto de recorrer todos y cada uno de esos legendarios 42195mts.

¿A dónde llega toda esta historia? Su punto cúspide ocurrió dos semanas después de tomar la decisión de enfrentarme a los 42Km. Por un lado, fantaseábamos con un compañero de entrenamiento en correr la maratón de Berlín, la maratón más rápida del mundo. Además, por esos días, otro amigo que vive en Alemania me insistía para que lo vaya a visitar y, por último, una tarde mientras mataba el tiempo leyendo notas de running veo una nota comentando que se habían abierto las inscripciones para correr la maratón de Berlín. En un acto casi impulsivo le dije a mi amigo de Alemania, que me iba a anotar en la carrera, y que si salía sorteado lo iba a ir a visitar. Nunca creí en salir sorteado, pero si hay algo que me quedo grabado a fuego en mis experiencias en el mundo del running es “Nunca digas nunca” (vuelvan a recordar al chico con sobrepeso que decía que era incapaz de correr).

El 30 de Noviembre del año pasado, eran las 7 de la mañana cuando suena mi despertador, levanto mi celular y veo una notificación. Era un e-mail de la organización de la maratón de Berlín. Mi celular quedo apoyado en mi mesa de luz por 15 o 20 minutos, simplemente no tenía el coraje para abrir el correo. Finalmente me arme de valor y lo abrí: “Eres un ganador, Estimado Marcos Marino, estamos contentos de compartir la buena noticia de que has salido elegido para recibir un lugar en la largada de la 44º maratón de Berlín”. No podía dejar de reír por tanta felicidad junta.

A los pocos días cuando la euforia inicial termino, me di cuenta de que tenía dos grandes desafíos. Primero, jamás había corrido semejante distancia. Iba a correr una de las maratones más importantes del mundo y nunca había corrido ni siquiera un fondo cercano a los 30km. El segundo problema, viajar a Alemania, incluso teniendo la posibilidad de quedarme con mi amigo, no es barato.

Lo primero tuvo fácil solución, Decidí correr la maratón de Córdoba, así no iría a Berlín sin experiencia. Mi preparación para la maratón de Córdoba comenzó en febrero de este año. El tiempo no estaba a mi favor, tenía solo dos meses. Comencé un plan súper exigente para lo que yo estaba acostumbrado. Febrero y Marzo fueron meses difíciles, pero tuvieron su gran recompensa. El 9 de abril cubrí por primera vez la distancia de maratón. La carrera fue difícil, la maratón es una distancia que exige mucha preparación y mucho respeto por sobre todas las cosas, pero cuando la preparación es buena, y tanto cuerpo como mente están fuertes, nada te puede frenar. Al final fue un día soñado, disfrutando cada paso que di durante la carrera, logre un tiempo de 3:22:43 para recorrer mis primeros 42,195 km. ¿Recuerdan ese chico que admiraba a los maratonistas pero que no podía ser como ellos?, ahora es uno de ellos.

Después del necesario descanso tras la maratón de Córdoba, el entrenamiento debe seguir. Mi régimen de entrenamiento contempla seis días de running más dos o tres de gimnasio, haciendo que algunos días entrene en doble turno y solo descanse los domingos. Correr en Berlín es una oportunidad quizás única en mi vida y quiero llevar a esa carrera la mejor versión de mí mismo que pueda lograr y colocarme lo más alto posible en la tabla de clasificación.

El segundo desafío es un poco más difícil de solucionar, pero con ayuda puede ser mucho más fácil (recuerden lo que aprendí en toda esta historia de running, nada es imposible si uno se esfuerza en lograrlo). Lo que estoy buscando son sponsors. Personas u organizaciones que puedan aportar alguna ayuda económica para cubrir aunque sea parcialmente los gastos de mi viaje a Berlín. Por eso, si sos o conoces a alguien que pueda ayudarme en esta gesta, comunícate conmigo, te dejo mi correo electrónico, mi página de Facebook y la de Instagram al final de la nota para que estemos en contacto.

Si no podes ayudarme, pero sos un runner que leyó hasta acá, también búscame en Facebook o Instagram, me encanta compartir historias de corredores y si querés contarme, me gustaría escuchar la tuya. Además, dejáme darte un consejo: Nunca, pero nunca, digas “yo no puedo”, acordate que todo se logra si uno se esfuerza lo suficiente para conseguirlo. ¿Corres 5k y querés llegar a los 10k?, vos podes hacerlo, entrena, esforzate, ¿querés lograr tu primer media maratón, o maratón?, podes hacerlo también. La paciencia, el esfuerzo y la dedicación te van a abrir las puertas de cualquier cosa que quieras hacer, no solo en el mundo del running, sino en cualquier ámbito de la vida. Y cuando creas que no podes, acordate de ese chico del principio de la nota que estaba pasado de peso y odiaba correr, pero dos años después ya corrió su primer 42k (y te aseguro que no van a ser el último).

Saludos y un abrazo grande para todos

Marcos Marino
Página de FB: @barquis.marino
Instagram: marcosdmarino
e-mail: marcos201191@gmail.com

Compartilo con el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *